Windows 11 cumple un año de vida ¿es el momento de actualizar?

No todo lo que mal empieza, mal acaba. O por lo menos en el caso de Microsoft no suele ser así, lo que empieza siendo un desastre tiende a mejorar en el tiempo. Algo así le ha ocurrido a Windows 11 en su primer año de vida. Lo repasamos.

UN AÑO DE ALTIBAJOS

El tiempo pasa volando y es que hace casi un año publicaba esta entrada con mi opinión sobre el nuevo sistema operativo de Microsoft.

POR SI ACASO TE LO PERDISTE…

Windows 11 cumple su primer mes

Ya hace más de un mes del lanzamiento de Windows 11, el nuevo sistema operativo de Microsoft, con el que pretende sustituir en un margen de cuatro años al veterano Windows 10 que tantas alegrías le ha dado. Una puesta en escena inesperada y rápida, algo a lo que Microsoft no nos tiene acostumbrados. Repasemos un poco el pasado para entender este nuevo presente.

Windows 11 ha sido una decepción para muchos usuarios desde su lanzamiento y se puede decir que hasta repudiado por una parte de la comunidad. Y motivos no les faltan, aunque personalmente no estoy de acuerdo con todas las opiniones como verás más delante.

unos requisitos muy exigentes

La primera razón de ese malestar la encontramos en sus requerimientos mínimos: hacen que sea incompatible con la mayoría de PCs actuales. El motivo de estos requisitos tan exigentes según Microsoft, es para aumentar la seguridad y la estabilidad del sistema.

Microsoft afirma que casi el 40% de todos los «pantallazos azules» son debidos a problemas con los drivers. Windows 11 hace de obligado cumplimiento un estándar que obliga a los fabricantes a desarrollar los controladores según ciertos criterios impuestos por Microsoft. Con esta exigencia, los drivers que cumplan este estándar son más robustos y tolerantes a fallos que los predecesores, disminuyendo de esta forma las caídas del sistema en esta nueva versión de Windows.

Los requisitos obligatorios que exige este sistema para instalarse son:

  • Arquitectura de 64 bits.
  • Método de arranque UEFI con disco GPT y arranque seguro activado.
  • CPU con 1Ghz y 2 núcleos como mínimo.
  • CPU AMD Ryzen 2ºGen como mínimo (puedes consultar la lista completa desde aquí: Procesadores AMD compatibles).
  • CPU Intel 7º generación como mínimo (puedes consultar la lista completa desde aquí: Procesadores Intel compatibles).
  • 4 GB de RAM.
  • Módulo TPM 2.0.
  • Tarjeta gráfica compatible con DirectX 12 con driver WDDM 2.0.

Puedes comprobar si tu PC los cumple con este software gratuito: WhyNotWindows11

un lanzamiento lleno de fallos

POR SI ACASO TE LO PERDISTE…

Otra de las principales razones del desencanto ha sido la gran cantidad de fallos que trajo consigo durante, al menos, los 6 primeros meses de vida. Algunos más notorios que otros: memory leaks en el explorador de Windows, fallos al pulsar el botón de inicio, problemas con los discos SSD y el peor de todos, la pérdida de rendimiento en los procesadores AMD.

Recordemos que el lanzamiento de este sistema fue precipitado, ya que Microsoft lo anunció para noviembre y por sorpresa lo lanzaron un mes antes. Supongo que creyeron que estaba listo para producción.

Primero lanzaremos a producción, después probamos meme - Tecnógrafos

En mi caso particular, noté una pérdida de rendimiento considerable y un mayor consumo de RAM. También sufrí el fallo del comportamiento de la barra de inicio, bastante desagradable. Motivo por el cual volví a Windows 10.

Es cierto que todos estos problemas se han ido puliendo poco a poco. Pero no ha sido un proceso rápido. Un ejemplo de ello, es el problema con los procesadores AMD que no se ha solucionado hasta verano de 2022, seis meses después de su descubrimiento.

Si instalas Windows 11 con los últimos parches o con la nueva versión 22H2, podrás disfrutar de este sistema como debió de salir al mercado, sin fallos.

un estilo visual «macosizado»

El estilo visual del sistema también ha generado polémica entre la comunidad. No voy a entrar en debates y voy a ser tajante en esta cuestión, intentando dar una opinión lo más aséptica posible. Me parece que, a pesar de las críticas trae grandes mejoras respecto a Windows 10.

Snap Layouts es una utilidad genial para distribuir el espacio de las ventanas de forma práctica por la pantalla. La barra de inicio con el diseño central ha sido muy criticada, a mí personalmente no me gusta, pero puedes ponerla a la izquierda como en Windows 10 por lo tanto no merece tanto revuelo desde mi punto de vista.

Otra de las novedades visuales más importantes es la limpieza del nuevo explorador de Windows, que en esta versión se simplifica sin perder funcionalidades y que, además, en octubre se espera que reciba navegación por pestañas. Y, por último, destacar también el nuevo estilo del renovado panel de control, un gran acierto que simplifica la búsqueda de opciones dentro de la configuración del sistema, huyendo del antiguo y desfasado estilo «Windows Phone» que traía la anterior versión de Windows.

Pequeños cambios que aportan frescura visual y mejoran el sistema haciendo que se vea mejor, más moderno y con el que volvemos a ver un poquito de esa practicidad que siempre fijó los estándares visuales de Microsoft (por lo menos hasta Windows 8 :D).

Estas son las razones por la que en esta cuestión no estoy de acuerdo con los más críticos, pero ya sabéis: a gustos colores.

¿MERECE LA PENA ACTUALIZAR A WINDOWS 11?

Como ves, este sistema lleva un año de altibajos: alegrías y decepciones. No obstante, creo que a día de hoy se encuentra totalmente pulido y deja atrás los problemas de su lanzamiento.

Ten en cuenta que Microsoft ya ha lanzado la versión 22H2 del sistema, una revisión con novedades muy positivas. Además, el mes que viene lanzará más mejoras entre las que se incluye la navegación por pestañas en el explorador de Windows, como te he adelantado antes.

Personalmente siempre procuro predicar con el ejemplo, y no te recomendaría saltar a Windows 11 si yo no lo usase para mi día a día. Y he de decir que, a día de hoy, estoy contentísimo con él. Los problemas que tuve de rendimiento se han solucionado (tuve que actualizar los drivers del chipset y de la BIOS de la placa base). Tampoco he notado el consumo excesivo de RAM, ahora parece que se mantiene en consumos similares al 10. Y el comportamiento errático de la barra de inicio también parece haberse corregido.

Si no te interesan las novedades o tu PC no cumple los requisitos, la verdad es que no tienes la necesidad de actualizar. Si te encuentras comodo o cómoda con Windows 10 pues sigue así, ya que podrás disfrutar de actualizaciones hasta 2025.

En conclusión, tienes mi aprobación para actualizar tu Windows. Para mí, una versión que mejora en practicidad y que te permitirá aprovechar mejor tu PC.